Los 5 mandatarios que no han sabido enfrentar la pandemia

Desde la aparición del COVID-19, muchos han sido los esfuerzos que se han realizado en los centros médicos asistenciales en todo el mundo, siguiendo los protocolos emanados de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, la efectividad de tales protocolos de seguridad sanitaria, dependen en gran medida del cumplimiento de las políticas impuestas por las autoridades en cada país y en este sentido, algunos líderes no han sabido dar cumplimiento a estos protocolos, teniendo como consecuencia elevadas cifras en las estadísticas de infectados y muertos por este mortal virus.

La siguiente lista refiere a los principales responsables en cada país de cometer errores fatales en su gestión, que han ocasionado que la pandemia avance sin control con trágicas consecuencias para la población.

Narendra Modi (India)

El primer ministro de la India por encontrarse en campaña electoral, promovió multitudinarios actos antes de las elecciones de abril, sin las debidas medidas de seguridad y autorizó un festival religioso entre enero y marzo en el que participaron millones de personas, donde las autoridades sanitarias comentaron que se produjo una enorme expansión del virus.

Hoy día, la India se ha convertido en el epicentro mundial de la pandemia, donde se registran una cifra media de 400 mil nuevos casos diarios. Los hospitales no tienen los recursos necesarios para combatir  el COVID-19 y muchos enfermos son abandonados en las puertas de los centros de salud, donde no existen camas disponibles.

Jair Bolsonaro (Brasil)

Bolsonaro ha usado sus poderes como presidente para interferir en la elaboración de los protocolos clínicos, la divulgación de datos y la adquisición de vacunas, cuyas competencias corresponden al ministerio de Sanidad, que ha tenido a cuatro titulares en un año. Vetó las leyes que hacían obligatorio el uso de las mascarillas en los centros religiosos, así como el distanciamiento social y efectuó campañas a favor del uso de medicamentos no autorizados para tratamientos contra el virus como la hidroxicloroquina.Como consecuencia de esta mala gestión, Brasil tiene la tasa de contagios más alta de Suramérica, con el surgimiento de nuevas cepas, entre ellas la variante P.1, descrita como muy contagiosa.

Alexander Lukashenko (Bielorrusia)

Este autoritario líder de Biolorrusia con muchos años en el poder,  decidió no darle ninguna importancia al COVIDD-19 y no emitió ninguna medida restrictiva. En su lugar invitó a la población a beber vodka, ir al sauna y cultivar los campos para evitar el contagio. En el verano de 2020, Lukashenko supuestamente contrajo el virus pero como era asintomático le permitió seguir insistiendo que el virus no representaba ninguna amenaza seria. Este país europeo ha iniciado su proceso de vacunación, aunque hasta los momentos sólo han recibido alguna dosis menos del 5% de la población. El líder bielorruso ha afirmado que él no se vacunará.

Donald Trump (Estados Unidos)

Durante su gestión como presidente, a Trump se le critica la negación de la pandemia, la desinformación sobre medidas básicas de precaución y sobre el tratamiento contra el coronavirus, sobre todo en el caso de las comunidades latinas y afroamericanas, que a pesar de representar sólo un 31% de la población, tienen el 55% de los casos de contagios de este terrible virus. Unido a estas circunstancias se tiene que los continuos ataques de Trump contra China, a quien hace responsable de la pandemia, hizo que aumentaran las agresiones contra los estadounidenses de origen asiático y contra los nativos de islas del pacífico.

 Andrés Manuel López Obrador (México)

El presidente mexicano se resistió a imponer un confinamiento cuando se iniciaba la pandemia y por el contrario, promovió actos por todo el territorio mexicano. Los centros asistenciales de salud se encuentran con pocos recursos para la atención de los pacientes afligidos por la pandemia y López Obrador sólo ha incrementado un poco el presupuesto para gastos sanitarios, fiel a su política de austeridad fiscal.En la actualidad, México tiene un registro de 9,2% fallecidos por COVID-19, convirtiéndose en el país con la tasa de mortalidad más alta del mundo. Según las estimaciones el número de muertes se ubican en 617 mil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*